sábado, 13 de junio de 2020

Fernández anuncia planes en reclamo por soberanía de las Malvinas

El presidente de Argentina denuncia la “usurpación” británica de las Malvinas y anuncia tres proyectos de ley en reclamo por la soberanía de estas islas.

“Nuestro hogar común tiene también una herida sangrando en lo más profundo de nuestro sentimiento soberano: la usurpación de Islas Malvinas, Georgias del Sur, y Sandwich del Sur”, denunció el domingo el mandatario argentino, Alberto Fernández, durante su discurso en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso.

En este sentido, el jefe de Estado anunció el envío al Parlamento de tres proyectos “para afianzar la soberanía territorial de la República Argentina” y advirtió que en el marco de los reclamos de la soberanía de Argentina endurecerá las sanciones sobre quienes exploten “ilegalmente” los recursos naturales del archipiélago.

El primer proyecto consiste en la creación de un “Consejo Nacional de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y espacios marítimos correspondientes”, que tendrá una integración “plural”, para “asegurar políticas de Estado de mediano y largo plazo” referidas a las islas, afirmó Fernández.

En cuanto al segundo proyecto, el presidente adelantó que consistirá en una norma para “la demarcación del límite exterior de la plataforma continental argentina”, e indicó que tendrá como objetivo principal fortalecer los “derechos de soberanía” e “incrementar la seguridad jurídica”, en el marco de la “explotación de hidrocarburos y minerales”.

Por último, Fernández manifestó que el tercer proyecto será la modificación del Régimen Federal Pesquero (Ley N° 24.922), para “endurecer las sanciones a los buques que pescan ilegalmente en los espacios marítimos bajo jurisdicción argentina o en aguas donde nuestro país tiene soberanía sobre recursos vivos marinos, lo que incluye las Islas Malvinas”.

Al término del discurso presidencial, el secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Daniel Filmus, indicó que los anuncios presidenciales “confirman la convicción de que la lucha por la soberanía sobre Malvinas debe ser una política de Estado que trascienda los calendarios electorales”.

Desde el año 1833, Argentina y el Reino Unido están implicados en una disputa territorial sobre las islas Malvinas, ocupadas por los británicos. El conflicto causó una guerra de 74 días en 1982, en que murieron 649 soldados argentinos y otros 255 británicos. Desde entonces Argentina ha reivindicado la soberanía sobre las islas en distintos foros internacionales y ha instado a Londres a negociar para resolver la disputa, a lo que los británicos se niegan.

El 10 de diciembre, el presidente argentino, durante su discurso de posesión del cargo, dijo que defendería “los derechos soberanos” de Argentina sobre las islas Malvinas y sus recursos, en disputa con el Reino Unido —que mantiene el control del territorio—.

La postura de Fernández dista de su predecesor, Mauricio Macri, quien durante su mandato adoptó una postura no “muy dura” sobre las Malvinas.

Fitch predice una recesión "de una profundidad sin precedentes" por la crisis

Según el último informe de la agencia, el PIB mundial caerá un 3,9 % en 2020.

La agencia calificadora de riesgos Fitch pronosticó que la economía internacional se enfrentará a "una recesión de una profundidad sin precedentes" a causa de la crisis, según señala en su último informe, publicado este 22 de abril.

"Fitch Ratings espera ahora que el PIB mundial se contraerá en un 3,9% en 2020, una recesión de una profundidad sin precedentes en el período de posguerra", reza la publicación, añadiendo que esta será dos veces más fuerte que durante la crisis mundial en 2009.

En detalle, la agencia predijo que el PIB de la eurozona caerá un 7 %, mientras que en EE.UU. y Reino Unido se reduciría en un 5,6% y 6,3%, respectivamente. "Las mayores revisiones a la baja son en la eurozona, donde las medidas para detener la propagación del bicho ya se han cobrado un alto precio en la actividad en el primer trimestre de 2020", señala en un comunicado.

"Ningún país o región ha evitado el impacto económico devastador de la crisis global", afirma el informe.

"Una recesión mucho más profunda que la Gran Recesión"

Previamente, David Malpass, presidente del Banco Mundial, sostuvo la semana pasada que la crisis provocará "una recesión mundial mucho más profunda" que la crisis financiera de 2008 y que podría aniquilar el progreso reciente logrado por los países pobres.

"Nuestras estimaciones sugieren una recesión mundial mucho más profunda que la Gran Recesión, dada la disminución de la producción, la inversión, el empleo y el comercio", advirtió el jefe de la institución.

La esperanza se termina para Donald Trump

Hace solo unos días los medios estadounidenses lanzaban las campanas al vuelo luego de que se anunciara que en EEUU se habían creado 1,6 millones de nuevos empleos, o, mejor dicho, 1,6 millones de personas de los más de 40 millones de personas actualmente desempleadas habían logrado regresar a sus antiguos empleos luego de levantada la cuarentena. Si, así es, no es que se creen “nuevos empleos”, si no que algunos de los actualmente desempleados han podido volver a sus anteriores empleos; es decir, han dejado de pedir bonos por desempleo al gobierno.


Pero a raíz de esta noticia, inmediatamente se habló de una “franca recuperación económica” en el país del norte, situación que llevó a que Wall Street registrara una ligera recuperación de los descalabros sufridos durante los meses de abril y mayo; esto por supuesto volvió a revivir las esperanzas en Donald Trump de poder alzarse con la victoria en las próximas elecciones presidenciales del 3 de noviembre; pero eso solo era un espejismo y hoy las bolsas mundiales vuelven a caer con fuerza, liderando las caídas la bolsa de Nueva York con un desplome del 6,8%, perdiendo con ello todas las ganancias recuperadas en los 15 días anteriores; con esto el panorama se vuelve a tornar sombrío para el presidente norteamericano y para los ciudadanos de aquel país.


Y esto es entendible luego de todas las malas decisiones de Donald Trump, así como de las nefastas consecuencias de su estúpida guerra comercial contra China y, en general, contra todo el mundo.


La última, como ya sabrán, es privar a la empresa tecnológica china Huawei de la posibilidad de acceder a componentes, ya sean fabricados en EEUU, o que contengan algún elemento tecnológico, o proceso de fabricación, que sea de origen estadounidense; es por esto que la empresa taiwanesa fabricante de microchips TSMC ha dejado de manufacturar cualquier componente para Huawei, tales como los procesadores Kirin que equipan los teléfonos celulares de la compañía china.


Pero esto más que representar un problema para Huawei, y para China, representa una nueva oportunidad para desarrollar su propia tecnología, en este caso, la técnica litográfica necesaria para fabricar microprocesadores; esto sin duda va a representar un fuerte impulso a la tecnología de microprocesadores de origen chino; por mientras, Huawei ya ha encontrado un fabricante chino que puede fabricar sus microchips, esa es la empresa SMIC. Esto a mediano plazo va a representar un daño significativo a las empresas de microprocesadores de origen estadounidense, tales como Intel, Qualcomm, IBM y Mediatek, y a las taiwanesas AMD y TSMC. Y esto, por supuesto, va a significar un daño aún más grande a la economía de EEUU.


Y es que, eventualmente todos los fabricantes de origen chino comenzarán a acudir a solo empresas chinas para fabricar sus microprocesadores, tales como la misma empresa SMIC. Y no olvidemos que la economía de más rápido crecimiento a nivel mundial es la China, cuyo crecimiento en el presente año se prevé que sea de al menos el 5%; mientras que para la economía de EEUU se prevé una contracción económica de al menos el – 5%; además, los fabricantes chinos cada vez ocupan una mayor cota de mercado a nivel mundial, y esta tendencia lejos de frenarse, tiende a aumentar.

















Siempre leo en los comentarios a alguien decir que el dólar no pierde valor, que es lo contrario, es decir, que aumenta de valor, pero eso es totalmente falso, si esa impresión tenemos en los países latinoamericanos es dado solo por el hecho de que nuestras monedas pierden valor más rápidamente que el dólar, pero eso no significa que la moneda norteamericana no lo pierda. Y eso lo podemos constatar muy fácilmente si comparamos el valor del dólar frente al oro, plata o platino, así como contra las principales monedas del mundo, tales como el Yen japones o el Euro europeo, e inclusive, el Yuan chino.


En el caso del Yen japones, y el Yuan de China, estas dos monedas se mantienen a un nivel más o menos estable frente al dólar, pero eso solo es así porque ambos gobiernos controlan el tipo de cambio frente a la moneda norteamericana para evitar que sus respectivas monedas aumenten demasiado de valor frente al dólar gringo. Y esto lo hacen para mantener la competitividad de sus productos, pues un Yen o Yuan demasiados caros harían que sus productos perdiesen competitividad frente a sus contrapartes estadounidenses; pero eso intencionadamente devalúan sus monedas frente al dólar.


Eso quiere decir que en realidad el Dólar se devalúa constantemente, solo que ambos gobiernos lo mantienen a flote para que sus productos puedan competir en el mercado internacional. ¿o por qué creen que Donald Trump constantemente pide a la Reserva Federal aplicar tasas de interés negativas para devaluar al dólar y así poder competir mejor frente a China o Japón? Eso es así porque una moneda más barata hace que las cosas cuesten menos en el mercado internacional, y es también por eso mismo que Donald Trump acusa a China y a Japón de empezar una guerra de divisas, pues estos países mantienen sus monedas artificialmente baratas frente al dólar. En otras palabras, el dólar no deja de perder valor, solo que esto no se ve reflejado en nuestros países porque nuestras monedas lo hacen a un ritmo más veloz.


China y Japón mantienen bajo el valor de sus monedas mediante subasta de Dólares. Mientras que Trump pretende devaluar al Dólar aplicando tasas de interés negativas, que no es otra cosa que una confiscación disfrazada de la riqueza del ciudadano de a pie, es decir, del pueblo. Esta confiscación de riqueza en realidad es una transferencia de riqueza de la clase trabajadora hacia la clase dominante, es decir, hacia los millonarios.


Otro indicador que comprueba la pérdida constante de valor del dólar, es su devaluación frente a las principales criptomonedas, y especialmente contra el Bitcoin; Es por esto que China ha lanzado el CriptoYuan (e-renminbi, o, e-RMB), para acabar de una vez por todas con la hegemonía internacional del dólar y con el imperialismo estadounidense.


Y esta es también la principal razón de por qué China ha dado un giro de 180 grados en su política económica, pues a partir de ahora se enfocará más en el mercado interno que en el externo, y esto en previsión del colapso de las principales economías del mundo, empezando por la estadounidense; y es por esto que es precisamente en estos justos momentos que lanza el e-renminbi para sustituir al dólar en el comercio internacional, pues el dólar tiene los días contados junto con la economía estadounidense, y el e-renminbi solo será el último clavo en el ataúd del Dólar.





Así que, un Yuan más caro no afectará necesariamente a la economía de china, pues a partir de ahora se dará prioridad al mercado interno más que a las exportaciones, y eso, en realidad, traerá un mayor poder adquisitivo a la población de China, pues con la misma cantidad de yuanes podrán comprar más cosas, principalmente de importación. Esto en realidad es un jaque mate al Dólar.


Y es por eso que desde hace algunos meses atrás he venido vaticinando la derrota de Donald Trump en las próximas elecciones, pues la economía de ese país no se recuperará en el mediano plazo y más bien se espera una contracción económica de hasta el 50% en los próximos años, inclusive peor que la de la gran depresión del año 1929.


China acaba con las esperanzas de Donald Trump para reelegirse

La esperanza se termina para Donald Trump

Hace solo unos días los medios estadounidenses lanzaban las campanas al vuelo luego de que se anunciara que en EEUU se habían creado 1,6 millones de nuevos empleos, o, mejor dicho, 1,6 millones de personas de los más de 40 millones de personas actualmente desempleadas habían logrado regresar a sus antiguos empleos luego de levantada la cuarentena. Si, así es, no es que se creen “nuevos empleos”, si no que algunos de los actualmente desempleados han podido volver a sus anteriores empleos; es decir, han dejado de pedir bonos por desempleo al gobierno.

Pero a raíz de esta noticia, inmediatamente se habló de una “franca recuperación económica” en el país del norte, situación que llevó a que Wall Street registrara una ligera recuperación de los descalabros sufridos durante los meses de abril y mayo; esto por supuesto volvió a revivir las esperanzas en Donald Trump de poder alzarse con la victoria en las próximas elecciones presidenciales del 3 de noviembre; pero eso solo era un espejismo y hoy las bolsas mundiales vuelven a caer con fuerza, liderando las caídas la bolsa de Nueva York con un desplome del 6,8%, perdiendo con ello todas las ganancias recuperadas en los 15 días anteriores; con esto el panorama se vuelve a tornar sombrío para el presidente norteamericano y para los ciudadanos de aquel país.

Y esto es entendible luego de todas las malas decisiones de Donald Trump, así como de las nefastas consecuencias de su estúpida guerra comercial contra China y, en general, contra todo el mundo.

La última, como ya sabrán, es privar a la empresa tecnológica china Huawei de la posibilidad de acceder a componentes, ya sean fabricados en EEUU, o que contengan algún elemento tecnológico, o proceso de fabricación, que sea de origen estadounidense; es por esto que la empresa taiwanesa fabricante de microchips TSMC ha dejado de manufacturar cualquier componente para Huawei, tales como los procesadores Kirin que equipan los teléfonos celulares de la compañía china.

Pero esto más que representar un problema para Huawei, y para China, representa una nueva oportunidad para desarrollar su propia tecnología, en este caso, la técnica litográfica necesaria para fabricar microprocesadores; esto sin duda va a representar un fuerte impulso a la tecnología de microprocesadores de origen chino; por mientras, Huawei ya ha encontrado un fabricante chino que puede fabricar sus microchips, esa es la empresa SMIC. Esto a mediano plazo va a representar un daño significativo a las empresas de microprocesadores de origen estadounidense, tales como Intel, Qualcomm, IBM y Mediatek, y a las taiwanesas AMD y TSMC. Y esto, por supuesto, va a significar un daño aún más grande a la economía de EEUU.

Y es que, eventualmente todos los fabricantes de origen chino comenzarán a acudir a solo empresas chinas para fabricar sus microprocesadores, tales como la misma empresa SMIC. Y no olvidemos que la economía de más rápido crecimiento a nivel mundial es la China, cuyo crecimiento en el presente año se prevé que sea de al menos el 5%; mientras que para la economía de EEUU se prevé una contracción económica de al menos el – 5%; además, los fabricantes chinos cada vez ocupan una mayor cota de mercado a nivel mundial, y esta tendencia lejos de frenarse, tiende a aumentar.

Siempre leo en los comentarios a alguien decir que el dólar no pierde valor, que es lo contrario, es decir, que aumenta de valor, pero eso es totalmente falso, si esa impresión tenemos en los países latinoamericanos es dado solo por el hecho de que nuestras monedas pierden valor más rápidamente que el dólar, pero eso no significa que la moneda norteamericana no lo pierda. Y eso lo podemos constatar muy fácilmente si comparamos el valor del dólar frente al oro, plata o platino, así como contra las principales monedas del mundo, tales como el Yen japones o el Euro europeo, e inclusive, el Yuan chino.

En el caso del Yen japones, y el Yuan de China, estas dos monedas se mantienen a un nivel más o menos estable frente al dólar, pero eso solo es así porque ambos gobiernos controlan el tipo de cambio frente a la moneda norteamericana para evitar que sus respectivas monedas aumenten demasiado de valor frente al dólar gringo. Y esto lo hacen para mantener la competitividad de sus productos, pues un Yen o Yuan demasiados caros harían que sus productos perdiesen competitividad frente a sus contrapartes estadounidenses; pero eso intencionadamente devalúan sus monedas frente al dólar.

Eso quiere decir que en realidad el Dólar se devalúa constantemente, solo que ambos gobiernos lo mantienen a flote para que sus productos puedan competir en el mercado internacional. ¿o por qué creen que Donald Trump constantemente pide a la Reserva Federal aplicar tasas de interés negativas para devaluar al dólar y así poder competir mejor frente a China o Japón? Eso es así porque una moneda más barata hace que las cosas cuesten menos en el mercado internacional, y es también por eso mismo que Donald Trump acusa a China y a Japón de empezar una guerra de divisas, pues estos países mantienen sus monedas artificialmente baratas frente al dólar. En otras palabras, el dólar no deja de perder valor, solo que esto no se ve reflejado en nuestros países porque nuestras monedas lo hacen a un ritmo más veloz.

China y Japón mantienen bajo el valor de sus monedas mediante subasta de Dólares. Mientras que Trump pretende devaluar al Dólar aplicando tasas de interés negativas, que no es otra cosa que una confiscación disfrazada de la riqueza del ciudadano de a pie, es decir, del pueblo. Esta confiscación de riqueza en realidad es una transferencia de riqueza de la clase trabajadora hacia la clase dominante, es decir, hacia los millonarios.

Otro indicador que comprueba la pérdida constante de valor del dólar, es su devaluación frente a las principales criptomonedas, y especialmente contra el Bitcoin; Es por esto que China ha lanzado el CriptoYuan (e-renminbi, o, e-RMB), para acabar de una vez por todas con la hegemonía internacional del dólar y con el imperialismo estadounidense.

Y esta es también la principal razón de por qué China ha dado un giro de 180 grados en su política económica, pues a partir de ahora se enfocará más en el mercado interno que en el externo, y esto en previsión del colapso de las principales economías del mundo, empezando por la estadounidense; y es por esto que es precisamente en estos justos momentos que lanza el e-renminbi para sustituir al dólar en el comercio internacional, pues el dólar tiene los días contados junto con la economía estadounidense, y el e-renminbi solo será el último clavo en el ataúd del Dólar.

Así que, un Yuan más caro no afectará necesariamente a la economía de china, pues a partir de ahora se dará prioridad al mercado interno más que a las exportaciones, y eso, en realidad, traerá un mayor poder adquisitivo a la población de China, pues con la misma cantidad de yuanes podrán comprar más cosas, principalmente de importación. Esto en realidad es un jaque mate al Dólar.

Y es por eso que desde hace algunos meses atrás he venido vaticinando la derrota de Donald Trump en las próximas elecciones, pues la economía de ese país no se recuperará en el mediano plazo y más bien se espera una contracción económica de hasta el 50% en los próximos años, inclusive peor que la de la gran depresión del año 1929.

miércoles, 22 de abril de 2020

La crisis tiene a la economía mexicana en terapia intensiva

El país enfrenta los efectos de la crisis. La economía mexicana es uno de sus pacientes más graves, pues requiere de un tratamiento urgente, frente al impacto negativo en su recaudación y sus perspectivas de crecimiento.


México ha sido diagnosticado: La emergencia enfermó a su economía y la crisis no tiene sus orígenes en los mercados financieros, sino en una bicho.

“Esta crisis tiene una naturaleza distinta a la que se ha observado en los últimos 30 años. No es financiera, ni especulativa: es un problema de salud pública”, explica José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

El Gobierno Federal prevé que la crisis en México pueda tener una duración cercana a las 12 semanas, aunque esto es incierto.

Especialistas consultados por Forbes México comentan que cualquier estimación estará basada, necesariamente, en la experiencia de otros países que ya van en fases más avanzadas.

“Nadie sabe realmente cómo es que va ir moviéndose el bicho en México. La experiencia en países como China o Corea del Sur nos dice que puede tener un periodo de vida de 12 semanas, pero la realidad es que esto no significa que pueda darse el mismo caso en nuestro país”, comenta el doctor e investigador Alejandro Macías.

Las compañías se preparan para un panorama económico incierto y los esfuerzos del sector privado no serán suficientes, si el gobierno no aplica medidas adecuadas para impulsar la economía.
El impacto para la empresas

En abril de 2009, la paralización dela economía nacional costó un 0,7% del PIB (57 mil millones de pesos), según confirmó la Secretaría de Hacienda.

Ahora, el sector de consumo básico (que incluye a Walmart, Soriana, Supe- rama, Costco y Sams, así como a las principales farmacias) es quien tienen mayor capacidad de mantener a flote su negocio, gracias a la venta en línea.

“El uso de tecnología será importante. La gran mayoría de los retailers ha invertido mucho, y esto ayuda a compensar la disminución de tráfico en las tiendas”, señala Marisol Huerta, analista de Consumo de Ve por Más.

Así, las ventas “fuertes”, que se realizaron a mediados de marzo por las compras de pánico, pueden compensarse con las bajas de finales de ese mes y abril. Julián Fernández, analista de Bursamétrica explica que la afectación mayor la sufrirán tiendas departamentales, como Liverpool o El Palacio de Hierro, y operadores de restaurantes, como Alsea o CMR.

“En tiempos de crisis, lo primero que se restringe es el consumo discrecional, que también es el más sensible a la caída de los ingresos de las personas”, señala Luis Alfonso Alvarado, especialista en Mercado Accionario de Banco BASE.

Impacto fiscal

Las previsiones de crecimiento para el final del año van, desde una caída de 1% en el escenario más optimista, hasta una de 7%. La profundidad del choque dependerá de qué tan grave sea la crisis de salud y la destrucción de empleos.

El gobierno deberá activar herramientas contracíclicas en el terreno fiscal. Sin embargo, no hay mucho margen para aplicar medidas. “Vemos que el escenario más certero se ubicará en una caída de entre 3 y 5%. Habrá que observar las políticas de salud ante la contingencia, pues eso genera confianza”, advierte Gabriela Siller, directora de Análisis de Banco Base.

Durante la anterior crisis, se perdieron 170000 empleos, con una caída de poco más de 5% en el PIB. Esto implica un escenario de una probable pérdida de alrededor de 150000 empleos para la presente crisis.

Ante la destrucción del empleo, la política fiscal es la herramienta más efectiva.

“El impacto en recaudación se verá a partir de marzo y abril; el boquete fiscal estará en función de qué tanto dure la crisis, pues, si la contingencia se alarga más de dos meses y los precios del petróleo se mantienen bajos durante el año, el gobierno puede experimentar serias dificultades financieras”, advierte Héctor Villarreal, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

De acuerdo con los cálculos del CIEP, por cada punto que caiga la economía en cuanto a crecimiento del PIB, la recaudación del I-S-R caerá 1%, mientras que la del IVA podría caer entre 1.15 y 1.2%.

“Esto, siempre y cuando no se vea una caída profunda en niveles de 8 o 10%. Ahí, la correlación sería distinta”, señala.

¿Cuál es la ruta a seguir en el plano fiscal? Una vez que el gobierno experimenta estrés en finanzas públicas, se activa un protocolo para obtener recursos. El primer paso es el agotamiento de los fondos de estabilización, seguido por un recorte de gasto y el último mecanismo es recu- rrir al Congreso para ampliar la deuda.

La última opción no resulta descabellada, pues, aunque el gobierno ha señalado la importancia de mantener los niveles de deuda, ser conservadores podría traducirse en un descalabro mayor.

“Tomar un punto o dos de deuda adicional como porcentaje del PIB probablemente pondría nerviosas a las calificadoras de riesgo, pero las pondría más nerviosas ver una caída mayor en el PIB”, dice Héctor Villarreal.

Para Gabriela Siller, la clave estará en cómo se utilice esa deuda. “Tendrían que enfocarse en salvar empleos en los sectores más vulnerables. También es posible destinar recursos a la inversión en infraestructura, lo que tiene efectos inmediatos en la economía”, explica la analista.

Héctor Villarreal coincide, y señala que sería favorable ver que los proyectos “faraónicos”, como el Tren Maya o el Aeropuerto de Santa Lucía, se postergaran en pro de destinar recursos a infraestructura más sencilla.

“Tendríamos que ver una mayor reasignación de gasto a salud. El endeudamiento no es mal camino, pero hacerlo exigiría también una atención prioritaria a la reforma fiscal”, añade el experto del CIEP.
Reactivar la industria

El empresariado espera que las autoridades atiendan su agenda, y proponen un pacto nacional de amplio alcance con estímulos a la producción en 2020, incluidos subsidios a las prestaciones laborales.

En el caso particular del sector automotor, el IDIC llama a impulsar un programa de sustitución del parque vehicular, a la par de créditos para adquisición.

Otras de las medidas consideran la depreciación acelerada de activos y la reducción del impuesto sobre la nómina ante los gobiernos estatales.

En la misma tónica, Enoch Castellanos, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) se suma al llamado para incentivar la compra de los productos hechos en México, especialmente por parte del gobierno.

También se llama a atender las micro, pequeñas y medianas empresas, acelerando el pago a proveedores, mientras la CFE da a las Pymes crédito de 90 días.

El 98% de las empresas de México y más de dos terceras partes del empleo en el país provienen de empresas menores.

Lo que sí es claro, agrega Alejandro Macías, es que, de ninguna manera, la crisis en México durará poco tiempo. “Nadie debe esperar que esta situación dure dos semanas. Su tiempo va ser prolongado y vamos a tener que movernos pensando en esta circunstancia”.

Trump ordena a Chevron que detenga la producción de petróleo en Venezuela

La administración Trump ordenó a la compañía Chevron que detenga la producción de petróleo en Venezuela, dando otro golpe a la relación de un siglo del gigante petrolero estadounidense con la nación de la OPEP devastada por la crisis.

La directiva, que se emitió el martes por la noche, exige que Chevron “cierre” su operación en Venezuela antes del 1 de diciembre.

Chevron, el último productor de petróleo estadounidense restante en Venezuela, había recibido previamente licencias del Departamento del Tesoro para mantener vivas las actividades de producción con la compañía petrolera nacional P-D-V-S-A, que fue sancionada por el presidente Donald Trump.



La orden tendrá un impacto limitado en las finanzas de Chevron, pero representa un revés para una compañía que ha pasado décadas derramando recursos en Venezuela. Y solo acelerará el colapso histórico de la industria petrolera de Venezuela.

A pesar de tener más reservas de petróleo que cualquier otra nación en el planeta, la producción de Venezuela ha explotado debido a la mala gestión de los cortes de energía, una crisis humanitaria y las duras sanciones impuestas por Estados Unidos.

“Seguimos comprometidos con la integridad de nuestros activos de empresa conjunta, la seguridad y el bienestar de nuestros empleados y sus familias, y los programas sociales y humanitarios de la compañía durante estos tiempos difíciles”, dijo el portavoz de Chevron, Ray Fohr, en un comunicado.
Los lazos de Chevron con Venezuela datan de 1921

La administración Trump no está obligando a Chevron a abandonar Venezuela, al menos no de inmediato. Como parte del anuncio del martes, el Departamento del Tesoro renovó una licencia que le da permiso a la compañía para mantener una presencia más limitada en el país.

Chevron dijo que aún se le permitirá “realizar un mantenimiento limitado de las operaciones esenciales en el país”.

“Chevron continuará cumpliendo con las leyes y regulaciones aplicables en relación con las actividades que está autorizado a realizar en Venezuela”, dijo Fohr.

Además de Chevron, la orden de liquidación de la administración Trump se aplica a cuatro proveedores de servicios petroleros: Halliburton, Schlumberger, Baker Hughes y Weatherford International.

Chevron, que inició actividades de exploración petrolera en Venezuela en 1921, emplea a unas 8.000 personas en el país junto con sus socios de empresas conjuntas. La compañía tiene cinco proyectos de producción en tierra y en altamar allí.

“Nuestro legado en Venezuela se remonta a la década de 1920 y desde entonces, nos enorgullece ser parte de las comunidades locales, contribuyendo a su desarrollo económico y social”, dijo Fohr.

La compañía no podrá exportar petróleo ni producir petróleo desde Venezuela bajo la orden de la administración Trump. Chevron produjo solo unos 35.000 barriles de petróleo en Venezuela por día en 2019, menos del 2% de la producción total de petróleo de Chevron, de 1,9 millones de barriles diarios.

“Venezuela ha sido un apéndice inútil de la base de activos de Chevron durante muchos años debido a la crisis allí”, dijo Paul Molchanov, analista de energía en Raymond James.

Chevron y otras compañías petroleras han reducido recientemente sus gastos y producción en todo el mundo para combatir la caída histórica de los precios. La demanda de petróleo se ha evaporado durante la crisis, causando un exceso de suministro épico que hizo que los precios del petróleo en Estados Unidos fueran negativos esta semana por primera vez en su historia.

Chevron y los cuatro proveedores de servicios petroleros probablemente solicitarán una renovación de licencia después del 1 de diciembre que les permita mantener su presencia limitada en Venezuela.

Las empresas estadounidenses han huido de Venezuela durante años a medida que la nación ha caído en el caos, tanto político como económico.

ExxonMobil y Conoco Phillips abandonaron Venezuela hace más de una década, después de que el presidente Hugo Chávez nacionalizara los campos petroleros administrados por extranjeros.

Pepsi canceló su negocio en Venezuela en 2015 y sufrió una pérdida de 1.400 millones de dólares. Mondelez, Bridgestone, Colgate y Kimberly-Clark también cerraron sus operaciones en Venezuela.

Helicópteros Mi-24 y tanques T-72 muestran su poderio



Helicópteros Mi-24 y tanques T-72 muestran su potencia en unas maniobras a gran escala en Rusia

Los militares rusos celebraron un ejercicio táctico a gran escala que involucró unidades motorizadas, de tanques, artillería e ingeniería del Distrito Militar Oeste. El grupo de tropas de distintos tipos repelió un ataque de un enemigo virtual en un área de más de cinco hectáreas.

Más de 500 unidades de maquinaria bélica participaron en el ejercicio, incluyendo tanques T-72BA, vehículos de combate de infantería BMP-2, obuses autopropulsados Msta-SM2, sistemas de desminado UR-77 y helicópteros Mi-24.

Los militares entrenaron cómo pasar a la contraofensiva, bloquear localidades capturadas por el enemigo y repeler una segunda ofensiva.

El objetivo de las maniobras es comprobar el nivel de preparación de los comandantes para controlar un grupo de distintas tropas.