martes, 17 de septiembre de 2019

Rusia no se detiene y se deshace de bonos de EEUU



Rusia redujo las inversiones en bonos estadounidenses hasta 8.500 millones de dólares en julio de 2019, según los materiales publicados por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Así, en julio, Rusia conservaba 6.200 millones de dólares en bonos a largo plazo y el resto en bonos a corto plazo.

Rusia comenzó a reducir drásticamente las inversiones en la deuda pública estadounidense en la primavera boreal de 2018. En abril del año pasado, las inversiones rusas disminuyeron de 96.000 millones a 48.700 millones de dólares. Desde entonces, la tendencia a la baja es más o menos estable.

Los mayores tenedores de valores del Gobierno de Estados Unidos por segundo mes consecutivo siguen siendo Japón con 1,13 billones de dólares y China con 1,11 billones de dólares. Este último, en agosto pasado, dejó de ser el tenedor más grande de bonos estadounidenses.

La India prueba con éxito su novedoso misil Astra desde un Su-30 ruso (vídeo)



La Fuerza Aérea de la India ha llevado a cabo una prueba exitosa del Astra, su primer sistema de misiles aire-aire de producción propia. El lanzamiento de prueba desde un avión de combate Sukhoi Su-30 fue capturado en un impresionante vídeo.

​Las pruebas se realizaron cerca de las costas del estado de Odisha, informa League of India.

En el vídeo, se puede ver el Su-30MKI de la Fuerza Aérea de la India disparando el misil que rápidamente se pierde de vista. El Ministerio de Defensa de India dijo que la prueba demostró la "capacidad" de la munición y confirmó que el misil había alcanzado con precisión su objetivo.

​El Astra es el primer misil aire-aire desarrollado en el país. Está integrado con el caza de diseño ruso producido específicamente para la Fuerza Aérea de la India. Tiene un alcance de alrededor de 80 km y está equipado con una ojiva prefragmentada de 15 kg. Puede alcanzar una velocidad Mach 4,5.

miércoles, 28 de agosto de 2019

Huawei imparable, Apple en caída libre y Samsung no repunta. Parte 2

APPLE TIENE UN SERIO PROBLEMA, SAMSUNG RESPIRA, Y NADA PUEDE FRENAR A HUAWEI



Samsung recuperó market share gracias a su gama media, lo malo es que por más que intenta no puede impulsar las ventas del Galaxy S10

Apple sigue sin poder levantar al iPhone que cada vez vende menos dispositivos

Pese a que Huawei sufrió por el veto en Estados Unidos volvió a registrar un crecimiento en ventas

El consumidor es más exigente, en particular, en el mundo de los smartphones, ya no se deja sorprender tan fácil y esto se está reflejando en su consumo. Incluso los tres grandes Samsung, Huawei y Apple lo están resintiendo.

Hay signos claros de que el usuario ya no cambia tan fácilmente su teléfono año con año, algo que se ha manifestado en una evidente desaceleración del mercado, basta con ver la tendencia en los últimos años; pasó de quintuplicar ventas entre 2010 (296.6 millones de dólares) y 2016 (1,496 mdd) a quedarse casi estancado los últimos tres años, para este año se anticipan alrededor de 1,518 mdd, de hecho será menor que lo registrado en 2018 (1,556 mdd), de acuerdo con datos proyectados en Statista.

Una tendencia que no parece cambiar

Así lo revela el más reciente reporte de Gartner sobre el comportamiento del mercado de smartphones a nivel global, el cual indica que las ventas siguen disminuyendo lenta, pero de manera constante.

De acuerdo con sus los números de la firma británica, se vendieron 368 millones de teléfonos inteligentes, lo que significa una contracción del 1.7 por ciento respecto al periodo entre abril y junio del año pasado, cuando se registraron 374 millones de dispositivos.

Entre las principales causas atribuidas a estos resultados, se señala una desaceleración en los principales mercados, donde sólo China y Brasil reportaron crecimientos del 0.5 y 1.3 por ciento, respectivamente. Pero también a una notoria modificación en los tiempos que toman los usuarios para realizar actualizaciones de sus equipos, en particular en mercados como la India, por lo que podríamos anticipar que se dé una tendencia parecida en mercados similares como Europa del Este y Latinoamérica.

Samsung respira

El estado actual deja algunos puntos que hay que subrayar, como el hecho de que la tecnológica surcoreana tuvo un repunte al vender 75 millones de smartphones en el segundo trimestre, lo que le permitió ganar market share alcanzando el 20.4 por ciento, superior al 19.3 por ciento registrado en el mismo periodo pero de 2018.

Lo bueno para Samsung, es que ha logrado revertir la tendencia del primer trimestre, en el que registró una caída del 10 por ciento en ventas, de acuerdo con datos de Canalys. Asimismo, se atribuye este repunte gracias al buen recibimiento por parte del consumidor de su serie Galaxy A, el rebranding de toda su gama media con la que busca dar pelea a Huawei.

Lo malo, es que aunque su nueva línea impulsó las ventas, el que no termina por despuntar es el Galaxy S10, del cual se señala que las ventas del buque insignia fueron débiles en el segundo trimestre de 2019.

Apple tiene un serio problema

Pese a que la de Cupertino ha reconocido que busca que su modelo de negocios deje la dependencia del iPhone, esto no quiere decir que esté renunciando a que sea uno de los de mayores ventas a nivel global, su tecnología, diseño y, sobre todo prestigio de marca, así se lo exige.

Sin embargo, no para de caer en ventas. De acuerdo con Gartner, el smartphone de Apple vendió 38 millones de unidades, lo que significó una caída del 13. 8 por ciento, traduciéndose en un menor market share, situado en 10.5 por ciento, por debajo del 11.9 por ciento registrado el año pasado.

Huawei se superpone a todo

La tecnológica china parece que ha planeado bien la defensa a los bloqueos en Estados Unidos. Huawei vendió 58 millones de smartphones a nivel global entre abril y junio, esto pese a que sufrió un impacto considerable luego que fuera incluida en la lista negra de Washington, en mayo pasado.

Entre las razones que se argumentan para estos resultados, se destaca el trabajo de marketing para el posicionamiento de la marca y promociones por parte de la compañía de Shenzhen.

La advertencia

La tendencia es clara, el mercado se está desacelerando, por lo que que en en futuro cercano se deberá traducir en un cambio por parte de las marcas (todas, no sólo las tres grandes) si es que quieren subsistir.

¿Por qué? Aunque Samsung recuperó terreno gracias a la gama media, está claro que la serie Galaxy S, su principal apuesta, por la que invierte más en marketing, no está teniendo los rendimientos esperados, algo que se traduce en perder terreno frente a sus principales rivales como Apple y principalmente Huawei.

Lo anterior debido a que aunque el mercado se desaceleró, la marca china sí está creciendo en ventas, más aún, sus series P y Mate sí han sido consideradas por los analistas como factor para su crecimiento, no sólo depende de las gamas bajas o medias.

Esto quiere decir que entonces el market share que recuperó Samsung se lo ganó a marcas de menor participación de mercado, aunque en este grupo podríamos dejar fuera a las firmas chinas que han registrado crecimientos (OPPO, Xiaomi, por ejemplo).

La que está en un serio problema es Apple pues el iPhone no sólo ha perdido ventas, también en cuanto a reconocimiento de marca pues muchos ven a sus rivales que han mostrado mayor innovación y diseño.

https://www.merca20.com/apple-tiene-un-serio-problema-samsung-respira-y-nada-puede-frenar-a-huawei/

Huawei imparable, Apple en caida libre y Samsung no repunta

HUAWEI ES UN TREN INCONTENIBLE Y APPLE NI SAMSUNG PODRÁN HACER ALGO



Estamos a sólo unos meses de que se presenten los flagships de Samsung, Apple y Huawei, los tres estarán muy pegados entres sí, y parece que esto no lo piensan dejar ni en us reportes financieros.

El martes las tres tecnológicas dieron a conocer sus números y, de ellos, se puede sacar algunos datos que nos indican el rumbo que tomará el mercado de smartphones y mucho tiene que ver con el gusto de los consumidores.

iPhone, pierde cada vez más glamour

Y es que pese a que cada una de las compañías tiene sus particularidades en cuanto a divisiones de negocios, las tres compiten directamente en tecnología de consumo y en teléfonos inteligentes.

Por un lado, Apple dijo que tuvo ingresos por 53 mil 800 millones de dólares, un 1 por ciento más que el trimestre anterior de 2018, sin embargo el beneficio trimestral fue de 10 mil 040 millones de dólares, un 12 por ciento menos que durante el mismo periodo.

Si bien, para la de Cupertino las cosas le resultaron en cuanto al conjunto, pues los pronósticos para su cuarto trimestre fiscal son positivos y divisiones como gadgets móviles y para el hogar inteligente, así como servicios están creciendo, en cuanto al iPhone se refiere sigue cayendo en ventas.

Aunque ya dejó de decir cuántas unidades vende, la compañía sí informó que los ingresos por su smartphone ascendieron a 26 mil millones de dólares, ligeramente por debajo de los pronósticos que apuntaban a 26 mil 500 millones.

Su mayor problema es que es una tendencia que lleva varios trimestres, el año pasado vendió 212 millones de iPhone, un 1.7 por ciento menos que en 2018, según datos de Canalys. Esto se ha agudizado en este año pues durante el primer trimestre vendió 36.4 millones de iPhone, una caía del 30.2 por ciento, de acuerdo con un reporte de IDC y, si vemos el reporte financiero de Apple podemos inferir que no logró recuperarse.

Samsung va en picada

Para la compañía estadounidense hay esperanza pues es el iPhone es una Love Brand y aunque ha caído en ventas no ha sido tan drástico como el que fuera su mayor rival en el mercado de smartphones durante años: Samsung.

La compañía surcoreana también dio a conocer sus resultados financieros del segundo trimestre de 2019, en los que indicó que tuvo una ganancia operativa fue de 6 mil 600 millones de wones (unos 5 mil 600 millones de dólares). Si bien fue en coincidencia con lo anticipado por los analistas, no deja de representar una caída del 56 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado.

Aunque el mayor impacto se atribuye a que el mercado de chips (una de sus principales divisiones) pasa por una recesión, también resalta lo que sucede con sus smartphones ya que su negocio de dispositivos móviles tuvo una caída del 42 por ciento, algo que, de cuerdo con Samsung se atribuye a as ventas más lentas de los modelos insignia y el aumento de los gastos de marketing.
Huawei es un tren

Y, es que pese a la presión que vive por parte del gobierno de Estados Unidos, la tecnológica china no para de crecer. El martes, al igual que sus rivales, también presentó su reporte financiero, sólo que en su caso corresponde al primer semestre del año reportando ingresos por 401 mil 300 millones Yuanes (uno 58 mil 300 millones de dólares), lo que significó un crecimiento del 23.2 por ciento, respecto a lo registrado durante el mismo periodo pero del año pasado.

Aquí lo interesante es que, según los datos de Huawei, el rendimiento de la compañía se debió en gran medida por el crecimiento del negocio de carrier, un aumento en los contratos de red 5G y los smartphones -que vendió 118 millones, un 24 por ciento más-, rubros en los que sufre un importante bloqueo desde Washington.

Estos números sólo confirman lo que anticiparon los analistas y su propio CEO Ren Zhengfei, quien anticipó que la tecnológica venderá más smartphones que en 2018, logrando un récord histórico para sus marcas; anticipan llegar a los 270 millones de smartphones vendidos al cierre del año.

Si se cumplen sus pronósticos, Huawei podría vender cerca de 60 millones de smartphones más que Apple y podría acercase a menos de 5 millones de dispositivos de Samsung -según los registros de 2018-. Esto en un contexto en el que las tres marcas preparan los lanzamientos de sus principales productos.

lunes, 1 de julio de 2019

Los sucesos militares que marcaron el papel de Rusia en el mundo en el 2018


Huawei vence a Trump y logra se levante el veto en su contra

¿Jared Kushner es el anticristo?

Sucede que Jared Kushner, un judío ortodoxo, se ha convertido en la mano derecha y principal asesor de Donald Trump, pero, ¿quién es este sujeto?



Para empezar, es el yerno de Trump; este individuo está casado con Ivanka, la hija del presidente de los EE.UU.

Muchos no lo sabrán, pero Trump desciende de una familia inmigrante judía alemana que llegó a los EE.UU. en el año de 1885; su bisabuelo era alemán, pero su bisabuela era judía, por lo tanto, toda su descendencia es judía por definición, pues lo único que hace a un judío ser judío es descender de madre judía y/o convertirse al judaísmo. Su abuelo cambió su apellido alemán Drumpf por Trump al momento de pisar tierras americanas. Sus bisabuelos eran Christian Johannes Drumpf y Katharina Kober.

Pero volviendo con Jared kushner, él, como mencioné, es un judío ortodoxo que pertenece a una rama del judaísmo jasidico apocalíptico y mesiánico, la corriente judía en cuestión es conocida como jabad lubavitch o simplemente Jabad.

Esta rama del judaísmo basa su fe sobre todo en el Zohar y la Tora; el Zohar es la biblia de la cábala, y la cábala es una doctrina mística judía mesiánica.

Pero el Zohar también es utilizado por la masonería internacional como dogma de fe, claro, interpretado según su conveniencia.

El caso es que los masones tratan de establecer un gobierno mundial para que sea regido por su rey, que no es otro que Lucifer o Baphomet.

Y es aquí donde se cruzan los caminos, pues los judíos ortodoxos están convencidos que estamos en los tiempos mesiánicos, es decir, en los días previos a la aparición pública del Mesías judío. Mientras tanto, los masones también intentan apresurar el establecimiento de su nuevo orden mundial o gobierno mundial. En el caso de los cristianos, pues estamos esperando el retorno de Jesucristo a la tierra, para que reine por mil años sobre la misma.

Pero a pesar de que Jared kushner es miembro de Jabad, también es cierto que ha comprado el edificio marcado con el número 666 en la quinta avenida, en Nueva Yort. Pagó 1800 millones de dólares por él, una acción que se criticó mucho pues era una cifra demasiada alta a cambio del inmueble; por ahí se dice que era cuatro veces el valor real de la propiedad. Pero a que no se imaginan a quien se lo compró; pues al mismísimo David Rockefeller (ya fallecido, como si le cediera la estafeta a Kushner), anterior propietario del edificio a través de su firma Tishman Speyer Properties.

Otro factor a considerar es el hecho de que Trump haya retirado a Steve Bannon del consejo de seguridad nacional justo un día antes del ataque a Siria con misiles tomahawk, ataque realizado por sugerencia de su hija judía Ivanka y su yerno Jared Kushner.

También fue bastante claro que el retiro de Steve Bannon como principal asesor de Trump, y su posterior abandono del consejo de seguridad nacional, fue a petición de Ivanka y Jared Kushner, pues a Bannon se le ha acusado muchas veces de ser anti judío y anti establishment, así que para realizar el ataque a Siria era necesario su abandono al cargo.

Otro dato curioso es el hecho de que el ataque se realizó el día 6 de abril del 2017, y se utilizaron para tal propósito 60 misiles tomahawk (esa fue la primera cifra que dieron, aunque después la cambiaron por 59 misiles en vez de los 60); pero si sumamos 6 + 60 nos dan 66; y si sumamos 2 + 0 + 1 + 7 nos da 10, que es igual a 1 + 0, esto es, 1. Entonces, 6 + 1 + 6 es igual a 616, el número de la bestia según una copia original del Nuevo Testamento que data del Siglo III D.C. Claro, esto es muy rebuscado, pero no está de más tenerlo en consideración.

También hay que considerar que el Mesías para los judíos debe ser alguien de su pueblo, y debe ser alguien que salve a Israel de la destrucción causada por sus enemigos; y aquí tenemos a Jared kushner tratando de salvar a Israel de la ira de sus enemigos, como lo son la misma Siria, Irán y Hezbolá. Es por eso que convenció a Trump de lanzar el ataque a Siria, para intentar hacer que caiga el gobierno de Bashar Al Assad y que quede en su lugar los grupos radicales que combaten a Assad; grupos que son aliados de Israel y los EEUU, algo que ha quedado demostrado constantemente cuando los líderes israelíes piden no acabar con las bandas extremistas en Siria, o cuando brindan atención médica a los mismos; o el caso más reciente, cuando los rebeldes sirios pidieron disculpas a Israel por un ataque cometido contra las fuerzas israelíes en los altos del Golán sirios ocupados, ataque que habría sido el resultado de una confusión dentro de sus filas.

También tomemos en cuenta los intentos de Trump por anular el acuerdo nuclear con Irán, acciones sugeridas nuevamente por su yerno Jared Kushner y su hija Ivanka.

Otro dato a considerar son los intentos de Trump para qué la comunidad internacional y la ONU declaren a Hezbolá como una banda terrorista, para así tener el pretexto de atacarles y de esa manera evitar que los mismos puedan enfrentar a Israel en una guerra futura.

Anteriormente, Trump había asignado a su yerno la tarea de lograr la paz entre palestinos y judíos, pues según él, “Jared es la persona más capacitada para ello, y si él no lo consigue, nadie lo hará”. Eso a pesar de la nula experiencia de Kushner en política internacional y diplomacia, además de tener un conocimiento casi nulo de la problemática árabe-israelí.

Según Jared Kushner, cuando iba a tomar el avión que lo llevaría a Iraq para cumplir con esa tarea, tuvo la oportunidad de leer una revista que contenía un artículo sobre el tema y a partir de allí su mente se iluminó y pudo comprender como ningún otro la situación en Medio Oriente; en ese instante concibió los pasos necesarios para lograr la paz en esa región del mundo.

No olvidemos que el anticristo promoverá la paz en medio oriente y, en general, en el mundo entero; logrando hacer que se firme la paz entre árabes e israelíes. Así mismo, promoverá la construcción del tercer templo de Jerusalén y la vuelta a los sacrificios rituales de animales en el templo.

La hija de Trump, Ivanka, sería un tipo de Esther, la mujer moabita que se convirtió al judaísmo y los salvó de la muerte a manos del imperio persa. Recordemos que los actores de aquella trama son los mismos de ahora; por un lado tenemos a Persia que son los actuales iraníes, y por el otro tenemos a los mismos judíos, que son objeto de constantes amenazas por parte de las autoridades persas, que amenazan con borrarlos de la faz de la tierra. Claro, los judíos también amenazan constantemente a Irán con un ataque “preventivo” para destruir su ejército y su infraestructura atómica.

Ante todo esto, deberíamos preguntarnos: ¿estamos ante que la creación del perfil que presuntamente debe tener el Mesías judío, papel que probablemente será asignado a Jared Kushner? Pues parece que sí.