Buscar en este blog

Cargando...

sábado, 15 de diciembre de 2012

Apocalipsis Capítulo 21

Apocalipsis Capítulo 21

 1 Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. 2 Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. 3 Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. 4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. 


La tierra actual y su atmósfera (cielo), sera destruida con fuego, sus elementos (átomos) se fundirán,  y de esta tierra emergera una nueva, que no tendrá mares , tendrá una atmósfera nueva.    Descenderá del cielo la nueva Jerusalén.   Una ciudad santa y majestuosa, ataviada como una esposa para su marido.   Esta ciudad es el tabernáculo (pacto) de DIOS con los hombres, el morara con ellos, y ellos serán su pueblo.   Enjugara toda lágrima, y ya no habrá mas llanto, ni dolor, ni muerte, por que las primeras cosas pasaron, todas son hechas nuevas.


5 Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. 6 Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. 7 El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo. 8 Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. 


JEHOVÁ hace todas las cosas nuevas, la tierra y todo lo que hay en ella,  el es el principio y el final, el alfa (primera letra alfabeto griego) y la omega (ultima letra alfabeto griego).  Al que tenga sed, el le dará a beber de la fuente del agua de la vida (sera eterno, no morirá).   El que venciere, DIOS ledará gratuitamente todas estas cosas, el sera su DIOS y ellos serán sus hijos.  Pero los cobardes e incrédulos, los homicidas, adúlteros, hechiceros, idolatras y en fin, todos los pecadores, tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, cuya llama no se apaga jamas, esta es la muerte segunda.


9 Vino entonces a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras, y habló conmigo, diciendo: Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero. 10 Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, 11 teniendo la gloria de Dios. Y su fulgor era semejante al de una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, diáfana como el cristal. 12 Tenía un muro grande y alto con doce puertas; y en las puertas, doce ángeles, y nombres inscritos, que son los de las doce tribus de los hijos de Israel; 13 al oriente tres puertas; al norte tres puertas; al sur tres puertas; al occidente tres puertas. 14 Y el muro de la ciudad tenía doce cimientos, y sobre ellos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero. 


Se le muestra a Juan una imagen de la nueva Jerusalén (la esposa del cordero),  descendiendo del cielo de DIOS, teniendo la gloria de DIOS.   Es impresionante la visión de la ciudad, llena de gloria y majestad.   La ciudad es translúcida, como un cristal esmerilado, o una piedra preciosa.


Tiene un muro grande y alto, con doce puertas, cada puerta tiene un nombre de una tribu de Israel. Representa al mismo Israel, el muro de la ciudad y sus 12 puertas.  


También este muro tiene 12 cimientos, y sobre ellos los 12 nombres de los apóstoles de JESÚS.  Estos cimientos representan al cristianismo, a las naciones gentiles.


15 El que hablaba conmigo tenía una caña de medir, de oro, para medir la ciudad, sus puertas y su muro. 16 La ciudad se halla establecida en cuadro, y su longitud es igual a su anchura; y él midió la ciudad con la caña, doce mil estadios; la longitud, la altura y la anchura de ella son iguales. 17 Y midió su muro, ciento cuarenta y cuatro codos, de medida de hombre, la cual es de ángel. 18 El material de su muro era de jaspe; pero la ciudad era de oro puro, semejante al vidrio limpio; 19 y los cimientos del muro de la ciudad estaban adornados con toda piedra preciosa. El primer cimiento era jaspe; el segundo, zafiro; el tercero, ágata; el cuarto, esmeralda; 20 el quinto, ónice; el sexto, cornalina; el séptimo, crisólito; el octavo, berilo; el noveno, topacio; el décimo, crisopraso; el undécimo, jacinto; el duodécimo, amatista. 21 Las doce puertas eran doce perlas; cada una de las puertas era una perla. Y la calle de la ciudad era de oro puro, transparente como vidrio. 


La ciudad es en forma de un cubo, tiene la misma altura, profundidad y ancho (la longitud, la altura y la anchura de ella son iguales).  Tiene una longitud de12 000 estadios por lado (un estadio es igual a 185 metros, por lo tanto 12 000 estadios es igual a 2220 kilómetros).  Su muro tiene una altura de 144 codos (hace analogía con los 144000 sellados, todas estas medidas son un múltiplo de 12), en metros seria de 64.8 mt aproximadamente.   El material de su muro es de jaspe; pero la ciudad era de oro puro, semejante al vidrio limpio; 19 y los cimientos del muro de la ciudad estaban adornados con toda piedra preciosa.      Las doce puertas eran doce perlas; cada una de las puertas era una perla.    Y la calle de la ciudad era de oro puro, transparente como vidrio.


22 Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero. 23 La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. 24 Y las naciones que hubieren sido salvas andarán a la luz de ella; y los reyes de la tierra traerán su gloria y honor a ella. 25 Sus puertas nunca serán cerradas de día, pues allí no habrá noche. 26 Y llevarán la gloria y la honra de las naciones a ella. 27 No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero. 


En la nueva Jerusalén no hay templo alguno, por que DIOS es el templo de ella, y también JESÚS.  La ciudad no tiene necesidad de luz, de sol ni de la luna, por que la gloria de JEHOVÁ y JESÚS alumbran toda la ciudad.   Las naciones que sean salvas, serán iluminadas por la ciudad.   Los reyes de la tierra, y las naciones también,  traerán su gloria y honor a ella (serán tributarios de la gran ciudad, traerán lo mejor de los productos del campo, su industria, y técnica a la gran ciudad de DIOS).  Sus puertas nunca cerraran, pues ahí nunca hay noche.   No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero, y no podrán entrar por que ya estarán condenados, solo los redimidos (salvos) habitaran la ciudad y las naciones de la tierra.

Todo esto nos indica, si tomamos las medidas de la ciudad como literales (y pienso que así es), que la nueva Jerusalén no descenderá a la tierra, por que es muy grande, y si lo hiciera revocaría un desbalance en la rotación y translación terrestre, y en la misma ciudad. (imaginate un trompo girando, o giroscopio, al cual le pones una bola de plastilina en un costado, no podría girar equilibradamente, se caería).   Recuerda que es un cubo gigantesco de 2220 kilómetros por lado, es aproximadamente la cuarta parte del tamaño que tiene la tierra actual (la tierra tiene un diámetro de 12746 kilómetros),.entonces, no podría posarse sobre la superficie terrestre, pero si podría orbitarla (creo que así sera).    


De esta manera tendría mas sentido el relato, la ciudad orbitando la tierra, seria como si fuera la luna actual (recuerda que la tierra nueva, no tiene necesidad de la luna, y que además fue re hecha, vuelta hacer nueva; entonces se entiende que la luna dejo de existir en el momento que la tierra actual fue destruida), de esta manera haría las mismas funciones que hacia la luna, solo que ya no relejaría la luz del sol, no, por que la misma ciudad generaría su luz (por la presencia de JEHOVÁ Y EL CORDERO), y de esta manera también alumbraría la tierra, con su luz, y por lo tanto no habría mas noche, por que la nueva Jerusalén siempre estaría iluminada e iluminando la tierra.   Es una visión majestuosa y celestial,  un mundo nuevo y una luna nueva (la nueva Jerusalén).    !!!Esto es fantástico, increíble!!!!!.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada